Logo CERP del Suroeste

Logo ANEP CFE 2021 color transparente

Ciclo de talleres: harramientas para estudiantes de profesorado

Ciclo de talleres dirigido a futuros docentes - Más información

CeRP Suroeste

 Bienvenidos al CeRP Suroeste.

Nataliacio de José G. Artigas, palabras de la Prof. Juanita Bertinat

19 de junio. Aniversario natalicio de Artigas. Acto Explanada Intendencia de Colonia.
19/6/2022.


1- José Gervasio Artigas nació un 19 de junio (como hoy) del año 1764...y murió el 23 de setiembre
de 1850 en Paraguay, país al que ingresó para no retornar más, luego de su derrota en 1820. Entre
estos dos extremos que marcan la existencia de una persona -el nacimiento y la muerte- hay en el
caso de Artigas 10 años aproximadamente (desde 1811 a 1820) donde los destinos individuales se
entrelazan con el itinerario histórico recorrido no solo por lo que en aquel entonces se conocía
como el territorio de la Banda Oriental, sino también los territorios al otro lado del Río Uruguay y
más allá. Hoy conmemoramos un nuevo aniversario de su nacimiento. Esta conmemoración se
instituye en junio del año 1919 por la ley N.º 6917, que crea el feriado del 19 de junio en
conmemoración del nacimiento de José Gervasio Artigas. Con algunas interrupciones durante la
década del 30, éste se viene celebrando hasta el día de hoy. Nos preguntamos ¿qué Artigas
queremos recordar hoy? Los diversos sentidos de la conmemoración en el tiempo habilitan a pensar
este día -y lo que su figura y accionar colectivo encierran para los uruguayos y uruguayas, y
también para varias provincias argentinas-, como un “lugar de memoria”. Esta noción
conceptualizada por el historiador francés Pierre Nora, autor por otra parte de una obra titulada “Los
lugares de la memoria”, alude “…no los acontecimientos por sí mismos sino su construcción en el
tiempo, el apagamiento y la resurgencia de significados, no el pasado tal como tuvo lugar sino sus
reempleos permanentes, sus usos y desusos, su pregnancia sobre los presentes sucesivos; no la
tradición sino la manera en que se constituyó y transmitió”. Creemos posible identificar como “un
lugar de memoria” a Artigas y sus diferentes significaciones, así como a varios de los
acontecimientos que jalonaron dicho proceso histórico por las rememoraciones o reelaboraciones a
que ha dado lugar a lo largo del tiempo. Esta perspectiva nos permite tomar en consideración las
décadas durante las cuales evocar sus ideas o su nombre no era políticamente conveniente...y ser
más concientes que recién a fines del siglo XIX y principios del siglo XX fueron redescubiertos o
identificados algunos de los documentos característicos de su pensamiento… por citar solo algunos
ejemplos: las Instrucciones del año XIII o el Reglamento de tierras de 1815. La diversidad de
perspectivas habla de la pluralidad, de una pluralidad de enfoques nacida de la actuación del
personaje evocado y que traduce una pluralidad real de nuestra sociedad.
Ubicamos el proceso revolucionario en el Río de la Plata dentro de un marco mucho más amplio y
general constituido por la
crisis de la independencia, proceso que implicó entre los años 1810 a
1830, la ruptura de los lazos que unían a estos pueblos de América con España, cuyo Imperio
determinado por una presencia de más de tres siglos comenzaba a dar muestras de claros signos de
debilitamiento. Y nos adscribimos a identificar desde el punto de vista historiográfico a este período

como un período de crisis por todas las transformaciones y rupturas que estaban en juego, no solo
por lo que implicaba la elaboración de una nueva institucionalidad o la organización de un Estado
sino por los diferentes intereses contrapuestos que operan a la hora de resolver la emergencia de
estos países. ¿Una América unida o fragmentada? Ese será uno de los dilemas. Otro será que
modelo de sociedad adoptar ¿la independencia significaba simplemente un recambio de autoridades
o implicaba construir sociedades donde las características más injustas del antiguo orden colonial
fueran superadas? Por ejemplo a través de la integración social de aquellos sectores sociales
sistemáticamente excluidos como los indígenas, los negros, los mestizos es decir, todos aquellos
que no reunían las condiciones de ser hijos de españoles nacidos en América, es decir criollos. La
realidad de esa sociedad hispanoamericana era (¿era o es?) esa profunda diversidad de pueblos y
culturas. El carácter de la revolución pasaba por la resolución de ese tipo de conflictos. Este tipo de
realidad y conflictos se dan con particular relevancia en el Río de la Plata donde un movimiento
insurreccional que parte de la denominada en aquella época Banda Oriental viene a contraponerse al
otro modelo de la Revolución en el Plata simbolizado por Buenos Aires -ciudad puerto ella también
al igual que Montevideo- pero aspirando a no perder esa hegemonía constituida por ser el centro
político administrativo de un Virreinato en vías de descomposición.
En el Río de la Plata el epicentro del movimiento revolucionario se da en Buenos Aires a partir de
los sucesos acontecidos en la “semana de mayo” del año 1810 teniendo como protagonistas un
núcleo reducido de la población porteña y con características notoriamente distintas de aquellos
protagonistas que se insurreccionarán en la Banda Oriental donde el movimiento de rebeldía
proviene desde el medio rural. Allí se concentran las contradicciones que desde hacía un tiempo
oponían a las masas rurales a la ciudad de Montevideo y sus autoridades. A medida que el proceso
se profundice, ésta se transformará en el reducto del poder español en el Plata.
Es en esta encrucijada que José Artigas, funcionario del Cuerpo de Blandengues desde 1797
(cuerpo creado para establecer un orden y control en la campaña) y con un vasto conocimiento y
liderazgo en el medio rural debe tomar una decisión, una opción que implicará sin dudas,
renunciamientos. Tenía 46 años de edad. Y su decisión será la incorporación al proceso
revolucionario.
El 15 de febrero de 1811 establecido en Colonia, deserta de las fuerzas españolas y se presenta ante
la Junta Revolucionaria de Buenos Aires junto con el padre Peña y el teniente Rafael Hortiguera.
Fue un viaje largo: primero se dirigen al arroyo San Juan, refugiándose en un bosque cercano al
Cerro de las Armas. Luego atraviesan las tierras de Teodosio de la Quintana que les proporciona
caballos y la ayuda de un baqueano. Llegando a Mercedes cruzan el Río Negro y a la altura de
Paysandú, el Río Uruguay. De allí bajan hasta Buenos Aires: arroyo de la China, Santa Fe, Rosario
y finalmente la capital del nuevo poder revolucionario (Ribeiro, 2000).

Estando aún en Buenos Aires se produce la “admirable alarma”, el denominado Grito de Asencio,
acontecimiento que marca el inicio de la insurrección oriental, el 28 de febrero de 1811.
En abril de 1811 Artigas retorna al suelo oriental para desarrollarse de ahí en más todo su itinerario
revolucionario, donde a medida que la lucha se agudiza también madura y se clarifican sus
concepciones y su proyecto político para estas tierras del Plata hasta su derrota y posterior exilio en
Paraguay en 1820.
2- ¿Por qué volver sobre Artigas y sus acciones? Por aquello de recrear en el presente las
potencialidades no cumplidas del pasado… estudiar estos procesos es rescatar esos proyectos
incumplidos del pasado pero con potencialidades en el presente, los cuales nos ayudan a pensar, a
elaborar políticas públicas, a ser mejores ciudadanos/as, más virtuosos…..a revalorizar el espacio en
que vivimos, a profundizar el debate y a ser más conscientes de quienes somos.
Un listado provisorio de algunos temas que pueden ser explorados y analizados a la luz del tiempo
presente.
-la proyección regional. Esa proyección se logra concretar de manera muy efímera entre los años
1814 y 1815 bajo el nombre de “Liga Federal” o “Liga de los pueblos Libres” integrada por Entre
Ríos, Corrientes, Misiones, Santa Fe, Córdoba y la Provincia Oriental, cuya capital si así podemos
llamarla, fue Purificación en el actual departamento de Paysandú. Villa, campamento y cuartel
general artiguista, eso fue Purificación. Su base organizativa: “la autonomía particular de los
pueblos”. Hace unos años, Colonia del Sacramento, a través del CeRP (Centro Regional de
Profesores del Suroeste) fue anfitriona de un Encuentro de Estudiantes de la Liga de los Pueblos
Libres. Ese encuentro que agrupó docentes y estudiantes de las provincias argentinas de Córdoba,
Santa Fe, Entre Ríos nos demostró que el artiguismo es un fenómeno vivo y que nos permite
proyectar futuro.
-la vigencia y defensa del pensamiento y accionar político republicano. Las Instrucciones del año
XIII una y otra vez leídas y releídas colaboran en el afianzamiento de este pensar y de este accionar.
- la defensa de la virtud y del ciudadano virtuoso. Expresa al respecto (en Oficio /nota dirigido al
Cabildo de Montevideo el 18-11- de 1815: “Llegado es el tiempo en que triunfe la virtud y que los
perversos no se confundan con los buenos. Los primeros en la representación de la confianza de un
Pueblo, deben ser los ejemplares, donde aprendan las virtudes los demás ciudadanos y cualquier
nota en su comportamiento es tanto más execrable y reprensible cuanto es elevada su decoración”
(AA, Tomo XXI, citado por Frega, 2005).

-los criterios que deberían regir la organización social (la sociedad), con la prevención que los más
infelices serán los más privilegiados.
Esto lo expresa a la hora de establecer las prioridades en el
reparto de tierras incluido en el Reglamento de 1815 pero son ideas manifestadas en otros
momentos y ámbitos.
-Creemos que conmemorar un nuevo nacimiento de Artigas puede ser esta exploración acerca de las
potencialidades no cumplidas del pasado, factibles para aportar orientaciones para lo por venir.

 

Colonia del Sacramento, 19 de junio de 2022.

Profesora de Historia Juanita Bertinat (CFE-CeRP del Suroeste)

escudo anep color transparente  Logo texto CFE 2021 color    semipresencial     pastilla-sge      logo uapa    aprender todos    logo noveles   uruguay educa      siganep    ceibal3